Si lo deseas, puedes recibir actualizaciones de esta página, siguiéndonos en Facebook.

Dispensas Matrimoniales

- Actualizado: Feb 2014




Frecuentemente nos encontramos con que algunas de las personas que forman nuestro árbol necesitaron de una dispensa para poder casarse. El término dispensa es definido como el acto del superior por el cual remueve el impedimento jurídico existente para la celebración del matrimonio.

Las dispensas eran otorgadas por la máxima autoridad eclesiástica, es decir el Obispo Diocesano o en su ausencia el Vicario General.
Las dispensas se clasificaban en: debidas, permitidas y prohibitivas.
Las debidas tenían que ver con la necesidad de evitar daños o perjuicios en contra de alguno de los dos contrayentes, es decir, aquellas dispensas que se concedían por parentesco de consanguinidad o por la edad de la contrayente; las permitidas se concedían por motivo racional que en ningún momento lastimaba a terceros Las prohibitivas eran las que no se concedían debido a que iban en contra de los preceptos religiosos y del orden natural, como los impedimentos por vía de parentesco.

Los impedimentos eclesiásticos ( barrera o traba que hacía imposible la realización del matrimonio sin previa autorización eclesiástica ) eran de dos tipos.
Dirimentes: eran aquellos obstáculos que imposibilitaban el acto matrimonial, y si por cualquier circunstancia (desconocimiento de parentesco, falsa identidad o condición social, adulterio) se realizaba el matrimonio, este quedaba anulado sin derecho a réplica. Entre los impredimentos dirimentes encontramos: , error en cuanto a la persona, error en cuanto al estado, voto solemne, crimen, diferencia de religión, violencia, las órdenes sagradas, un primer matrimonio subsistente, la afinidad en ciertos grados, la impotencia, la clandestinidad y el rapto.

Otros impedimentos, los impedientes, eran aquellos que prohibían realizar el matrimonio, pero una vez que se hubiese contraído, no lo anulaba. Se incluían aquí, los que tenían que ver con el parentesco, la afinidad, los lazos espirituales y la honestidad pública.

Entre los archivos correspondientes a las Dispensas e Impedimentos Matrimoniales ùeden encontrarse distintos tipos de documentos:

  1. El expediente matrimonial era el conjunto o grupo de documentos donde se recogía toda la información necesaria para que la solicitud de dispensa tuviese validez. Entre los documentos que formaban parte del expediente matrimonial tenemos:
    Solicitudes: eran las comunicaciones que los pretendientes o uno de ellos, generalmente el hombre, dirigían a las autoridades eclesiásticas a los fines de exponer las razones por las que querían contraer matrimonio, al igual que solicitar el interrogatorio de testigos para que corroborasen la información por ellos dada.
    La información contenida en las solicitudes permiten dar una noción de ubicación geográfica de los solicitantes, estratos sociales, edad de los contrayentes, etc.

  2. Árbol genealógico: la presentación del árbol genealógico se anexaba a la solicitud siempre y cuando el impedimento fuese por parentesco consanguíneo o de afinidad, de acuerdo al texto de la solicitud. La presentación del árbol genealógico se hacía de forma gráfica o detallada, en forma de cuadro o de árbol, en cuyo tronco y ramas se representaban los ascendientes y descendientes de la o las familia(s) que involucraba a los pretendientes. Era un requisito indispensable y su elaboración exigía un cierto dominio técnico y jurídico.

  3. Interrogatorio: el interrogatorio es un requisito obligado en todas las solicitudes de dispensa matrimonial, debido a que era un procedimiento que permite verificar la información aportada por los pretendientes. El solicitante pedía a la autoridad eclesiástica que permitiera admitir información de testigos - generalmente tres personas- que juraban ante Dios, ante la Santa Iglesia y ante las leyes de los hombres que todo cuanto decían era verdad.
    Los testigos eran generalmente vecinos del lugar de residencia de los contrayentes y que no tuviesen lazos consanguíneos o de afinidad con ellos; mayores de edad y con un adecuado comportamiento social que consolidara la información por ellos aportada. Los testigos eran casi siempre hombres de edad madura lo que representaba probablemente mayor probidad a las declaraciones.

  4. Exploración de voluntades: acto mediante el cual la autoridad eclesiástica interrogaba a los pretendientes para conocer si contraían matrimonio por su propia voluntad o habían sido obligados, además de verificar si tenían tratado esponsales con otra persona o habían hecho voto de castidad.

  5. Consentimientos: siendo un contrato el matrimonio, el consentimiento es fundamental para poder llevarse a cabo; además de ser mutuo, debía ser libre y por tanto manifestarse de palabra o por seña. Del mismo modo que los pretendientes expresaban su consentimiento al matrimonio, también era necesario que los padres otorgaran su permiso por escrito o de palabra; en algunos casos a falta del padre o la madre de alguno de los pretendientes era el hermano (a) mayor, la abuela o el tío, el responsable de manifestar el consentimiento para que el matrimonio se efectuara.

  6. Documentos comprobatorios: el solo hecho de dar testimonio sobre la solicitud de dispensa en cuanto a la condición de los pretendientes, el parentesco, etc., no era suficiente como pruebas valederas para dar la dispensa; por eso se hizo necesario que cada petición llevase según los casos los documentos probatorios que permitiesen la celebración del acto matrimonial. Los documentos comprobatorios utilizados para la época fueron:
    Las partidas de bautismos: las partidas o fe de bautismo, constituían el documento mediante el cual se verificaba si los contrayentes habían recibido el sacramento del bautismo, requisito fundamental a la hora de realizar el acto matrimonial.
    Las partidas de entierros o defunción: las partidas de entierro o defunción, se solicitaban para comprobar los impedimentos de consanguinidad o afinidad, al igual que corroborar la viudez de alguno de los contrayentes.
    Las dispensas concedidas se registraban al final del expediente matrimonial y los datos que aparecían era: lugar y fecha, firma o rúbrica del Obispo o Vicario General que la concedía; y firma y rúbrica del secretario que certificaba información.

La información que contienen estos documentos es de gran interés para el investigador de genealogía o tradición familiar.

Esta información fue parcialmente tomada de la siguiente fuente:
AVENDANO CERRADA, Elizabeth. Dispensas e Impedimentos Matrimoniales
en la sociedad merideña 1802-1812. Presente y Pasado.
[online]. jul. - dic. 2003, vol.8, no.16 [citado 30 Enero 2006], p.25-32. Disponible en la World Wide Web: <>. ISSN 1316-1369.